El vampiro viviente nacido de la censura de Marvel

Pocos años después de que la industria del cómic estadounidense introdujera el Código de cómics, su propio código de autocensura, obviamente estaba desactualizado. La prohibición de no poder usar monstruos de terror como vampiros y hombres lobo llevó a pequeñas trampas para eludir las restricciones.

Entre estos monstruos encontramos a Morbius, el vampiro viviente, el villano Spiderman creado por Roy Thomas y Gil Kane. Aunque poco antes de su debut en el otoño de 1971 (The Amazing Spider-Man 101), el Comics Code ya comenzaba a abrir su mano en torno a la representación de ciertos seres, en Marvel. diseñaron al monstruo como un "agujero legal" con garras y colmillos.

'Venom', de la idea de un fan de Spiderman al próximo éxito de taquilla de Marvel

Pero antes de entrar en la creación del villano, su próximo debut cinematográfico, repasemos algo de una manera simplificada (hay material para llenar libros enteros) de lo que estamos hablando cuando hablamos de código. autocensura.

Índice

    1954: el año en que los cómics estadounidenses cambiaron para siempre

    El crimen no paga

    La floreciente industria del cómic estadounidense cayó en el ojo de la tormenta hace ochenta años. Asociaciones de padres, grupos cristianos y diversos grupos de presión comenzaron a ver una relación entre la publicación de cómics y un presunto brote de delincuencia juvenil.

    El fin de la segunda guerra mundial había traído consigo un desencanto general en el entretenimiento. Los superhéroes, responsables hasta cierto punto de levantar la moral de las tropas, parecían incapaces de hacer frente al desdén de los soldados que regresaban. El declive del género ha propiciado la proliferación de todo tipo de géneros, incluido el criminal.

    Muerte de los Simpson en papel: el fin de Bongo Comics

    Esos cómics policiales como `` Crime Does Not Pay '' y `` Crime SuspenStories '' con cómics de terror (`` Tales from the Crypt '') han sido continuamente acusados ​​de dañar la moral de sus lectores, lo que los convierte en brutos incivilizados.

    No serían los únicos, en 'La seducción de los inocentes', Dr. Fredric Wertham Iría por los pocos supervivientes de los cómics de superhéroes., centrándose entre otras cosas en la relación "malsana" entre Batman y Robin o el supuesto fetichismo de Wonder Woman.

    Wertham

    Fredric Wertham según la revista Alter Ego

    Lo que comenzó como cuatro voces discordantes se amplificó en poco menos de cinco en toda una alarma social que puso a los editores de cómics contra la pared con apariciones ante el Congreso de los Estados Unidos incluidas.

    Esto afectó la distribución de los cómics y sus ventas: los comerciantes se negaron a vender Cómics sin sello e incluso algunos más temidos por represalias, boicots o quejas a las autoridades locales que estaban sucediendo en todo el país.

    Entonces, a mediados de la década de 1950, la industria del cómic se enfrentó a la necesidad de sobrevivir, fundó la Comics Magazine Association of America y, a partir de ahí, diseñó el Comics Code. Este código garantizaba la "limpieza" del cómic a través de una serie de restricciones que limitaban y anulaban todo lo perjudicial para la moral.

    Código Cómics Código

    Esto incluyó más que sexo, terror y violencia, pero también cómo estaban representadas las autoridades (no podía haber actitudes irrespetuosas hacia ellas) o qué términos podían o no podían utilizar (por ejemplo, la palabra terror no podía utilizarse en el título).

    Si quisieran distribuirse a través de medios oficiales (que, por supuesto, habría cómics clandestinos), Cada cómic publicado debe tener el sello Comics Code en la portada.. Esto estaría en efecto con la mayoría de los editores hasta 2011, cuando DC y Archie anunciaron que lo harían sin él porque se ha vuelto obsoleto.

    La implementación del código del cómic fue un gran golpe para la industria. Se estima que han cerrado decenas de editoriales (incluida la mítica CE) y que unos 900 profesionales del cómic nunca regresaron al trabajo para el medio después de la purga de este episodio.

    La revisión de la década de 1970

    Spiderman 96

    Con la edad de plata de los superhéroes, Marvel y DC comenzaron a notar la rigidez del código del cómic para sus historias. Se dice que Stan Lee fue uno de los primeros en desafiar abiertamente esta autocensura al crear una historia sobre el uso de drogas en The Amazing Spider-Man.

    En un ejemplo de paradoja, o de ser más papista que el Papa, la llamada "trilogía de medicamentos" fue propuesta por el Departamento de Salud de los Estados Unidos advertir a los jóvenes del peligro de estas sustancias. La censura no pasó y Stan Lee decidió que el cómic se lanzaría sin el sello, con el riesgo habitual que esto suponía.

    Sony, toma nota: nueve historias alucinantes de los cómics de Spider-Man que aún no han hecho una película

    Este cómic fue publicado en 1971 cuando se inició la asociación antes mencionada con una serie de revisiones de código. Pero las cosas aún no estaban del todo claras. Parecían levantar la mano con respecto a la descripción de los hechos delictivos. o elementos de terror ... pero esto no puede ser gratuito y siempre debe estar justificado o con formación en "grandes obras".

    Esto incluía las criaturas, que deberían estar representadas en el "Tradición clásica como Frankenstein, Drácula y otras obras literarias de alto calibre escritas por Edgar Allan Poe, Saki, Conan Doyle y otros autores respetados cuyas obras se leen en escuelas de todo el mundo".

    Morbius, el vampiro viviente

    Morbius Spiderman

    Sin embargo, los muertos vivientes y los muertos vivientes todavía no eran muy populares (los zombis como tales tardaron otros cinco años en dar a conocer su presencia). Con la "ley" en la mano, Roy Thomas no podría usar un vampiro que no fue tratado como Drácula (que quería usar, pero Stan Lee no se lo permitió).

    Así que lo diseñó de tal manera que no fuera un ser sobrenatural. La clave era que no estaba muerto, sino que era un ser vivo. Morbius era un vampiro ... pero no realmente: era un científico que, después de un experimento fallido para curar una enfermedad rara de la sangre, se había transformado en un ser pseudovampiro.

    Si lo miras, no han roto mucho el coco. Este crear "el primer villano". Esta "mala experiencia" que tanta gente dio a luz (para mí, personalmente, me recuerda mucho de dónde vino el lagarto).

    Después de esos primeros números (enmarcados en The Six Arm Saga), Morbius alimentaría las páginas de títulos como `` Vampire Tales '', una revista de género de terror que, sí, se publicó directamente sin el sello Comics Code. Publicación que capturaría algunas de las historias precodificadas. Poco a poco, el terror volvió a los cómics.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir