Intel licenciará sus chips x86 a terceros para competir con ARM

La tecnología es muy escalable y donde antes gobernaba Intel, ahora tiene competencia, y más y más cada día. A la competencia ya conocida de Apple, ahora tenemos que sumar NVIDIA e incluso Microsoft. La voluntad de Nvidia es tal que está inmersa en negociaciones para adquirir ARM Holdings por su valor estratégico.

Todos estos movimientos en torno a ARM han puesto a Intel en una situación difícil hasta el punto de reemplace a su CEO y propulsar a Pat Gelsinger para cambiar el listón. El nuevo CEO busca recuperar la gloria del negocio de Santa Clara. Uno de sus primeros pasos fue fabricar para terceros y ahora están considerando licenciar sus productos como lo hace ARM.

Índice

    Intel permitirá el co-diseño del procesador

    Durante mucho tiempo, Intel fue restrictivo con las prácticas de licencias x86 y es por eso que los diseños híbridos no tenían un gran lugar, no lo necesitaban. Estos eran diseños híbridos construidos en torno a las preferencias del cliente en lugar de las propias. Sin embargo, según las transcripciones de Seeking Alpha del último informe de cuentas de la compañía, parece que el CEO de Intel, Pat Gelsinger, está seguro de que los días más inflexibles de Intel han quedado atrás.

    En este evento, se le preguntó a Gelsinger si, en respuesta a las prácticas flexibles de concesión de licencias de IP de Arm, Intel consideraría permitir a los clientes diseñar conjuntamente sus propios productos con sus departamentos de fabricación. ¿La respuesta de Gelsinger? Si. El CEO de Intel mencionó cómo esto beneficiaría a los proveedores de servicios en la nube en particular, y luego lo enmarcó en el contexto del duelo de mercado con Arm:

    Creemos que la capacidad de nuestros clientes para aprovechar x86 de esta manera será un gran cambio en la forma en que la gente piensa sobre Arm en comparación con x86. Porque parte de eso fue que no les estábamos dando la flexibilidad para diseñar el próximo PI, como describí.

    Entonces Gelsinger inició la revolución que Intel necesitaba. Además de la inversión de 20 mil millones para aumentar la fabricación de semiconductores, ahora existen licencias y codiseño. Queda por ver hasta dónde está dispuesta a dejar ir a los clientes cuando se trata de diseños híbridos, pero una cosa es segura: está más allá de lo que la compañía ha permitido en el pasado.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir