Un intenso thriller rural que se pierde en su ambición de ser diferente

En el cine español, esto no es habitual en películas rodadas en lenguas cooficiales como el catalán, el gallego o el castellano. vasco tener un estreno más o menos masivo en todo el país, a veces doblando en español porque así parece más fácil para un mayor número de público ir al cine. Si esto es cierto o no, es lo que es y no hay indicios de que esto vaya a cambiar en un futuro próximo.

En el caso de 'Hil Kanpaiak (Dead Chimes)', la segunda película dirigida por Imanol Rayo, se eligió la encomiable decisión de lanzar todos los ejemplares en euskera este viernes 20 de noviembre, tras pasar por el Festival de San Sebastián. Dejando de lado este detalle, lo que realmente debería interesar al público es que estamos ante un thriller que tiene sus puntos fuertes y sus debilidades en su ambición.

Índice

    Escapa del thriller convencional

    Campanas de la muerte de Eneko Sagardoy

    La aparición de unos huesos humanos enterrados en un caserío es el punto de partida de una película en la que, a la hora de la verdad, cuentan más los esqueletos en el armario que esconden a sus protagonistas, algo que poco a poco va tomando forma en lugar de elige Para una búsqueda más tradicional -y comercial, hubiera sido muy fácil intentar acercarte al look de la trilogía Baztán y eso es algo que nunca sucede-. En realidad, hay poco de tradicional en esta película, aunque eso no es necesariamente algo positivo.

    Lo primero que llama la atención de `` Hil Kanpaiak (Campanas a la muerte) '' es la claridad con la que Rayo parece tenerlo todo a la hora de dirigir, utilizando muy habitualmente primeros planos para intentar captar la mayor expresividad. posible. sus personajes, para capturar lo que no dicen y que a menudo es más importante que lo que sale de sus bocas. Personalmente, es un recurso que me acabo cansando y provocando casi lo contrario de lo que estaba buscando, pero sus decisiones de gestión van mucho más allá.

    Las 11 mejores películas españolas de 2020 (hasta ahora)

    Desde la transformación de los escenarios no solo en otro personaje, sino en un eco evidente de este elemento oscuro que sobrevuela en todo momento y que gana peso con el paso de los minutos hasta el uso del off-camera que obliga al espectador a terminar. Completa lo que está sucediendo en una escena. Hay más detalles que revelan la presencia de una persona preocupada detrás de las cámaras que quiere hacer algo más que traducir el guión de Joanes Urkixo basado en la novela de Miren Gorrotxategi.

    En los cultivos de nadie

    Itziar Ituno matando las campanas

    Sin embargo, este rasgo de identidad funciona a su favor pero también en su contra, porque la historia puede volverse difícil de seguir y el espectador acaba perdiéndose en el camino o simplemente desconectándose de esa intensidad que el Rayo busca darle a la película a todo. momento. . Y es que en lugar de conseguir que vaya más allá, ya que está claro que esa es su intención, lo que hace es diluir la trama interna de sus protagonistas sin necesidad de aprovecharse. construya un rompecabezas que sea ambicioso pero no lo suficientemente atractivo.

    Esto significa que ninguno de los integrantes de su poderoso trío de estrellas brilla al nivel del que sabemos que son capaces, y no es por falta de determinación por parte de Eneko Sagardoy (en duplicado), Itziar Ituño o Yon González. El talento está ahí, pero en su caso, parece que Rayo se deleitaba más con esos primeros planos que sacó antes y que son piezas del rompecabezas que aprovechando el alcance humano de la historia. Y eso es una pena, porque ese lado más retorcido asociado con la venganza podría haber cedido mucho más de sí mismo.

    Las 49 películas más esperadas de 2021

    Así, la fuerza visual manifestada por "Hil Kanpaiak (Carillón hasta la muerte)" no encuentra apoyo psicológico. Se agradece, y mucho, no caer en los peores vicios de los thrillers habituales, pero su determinación de distinguirse pesa el resultado final, porque al menos en mi caso, ya me habían perdido cuando llegó el momento de conectar los puntos y resolver lo que fuera que había surgido. Si no me importa demasiado lo que les pase a los personajes o incluso cómo resolver el misterio coqueteando con lo trágico, de poco sirve si está mejor o peor presentado.

    En breve

    'Hil Kanpaiak (Carillon hasta la muerte)' es una película con voz propia pero sin saber cómo mezclar los diferentes ingredientes que cuenta. Intenso pero lento y con una puesta en escena que se aleja de lo habitual, pero que además se complica en la historia y no deja de beneficiarse de la gran baza de sus actores, quedando al final un poco en tierra de nadie.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir