Walter Hill y Bruce Willis adaptan Kurosawa en clave del western con una película que marcó el final de una era

A mediados de los sesenta, Sergio Leone presentó su clásico “Por un puñado de dólares”. La película, una de sus obras más memorables, provocó un conflicto entre Leone y Kurosawa. Walter Hill no quiso ningún problema 32 años después, cuando adaptó el guión que Akira Kurosawa y Ryuzo Kikushima firmaron para `` Yojimbo (The Mercenary) '' en `` The Last Man '', prácticamente una carta de despedida artístico. Hoy en La Sexta.

Índice

    Vaqueros y gángsters

    Colina, responsable de gran parte del mejor cine Los años 70 y 80 supieron adaptarse a los 90 con títulos tan interesantes como 'Wild Bill' o realmente poderosos como 'Le temps des intrus', un notable tira de acción de la vieja escuela que llegó a recordar que nadie es mejor que un viejo artesano en qué cosas.

    Las 32 mejores películas de acción de todos los tiempos

    Tras el fiasco de "Gerónimo, una leyenda", título que pagó caro para llegar después de "Sin perdón" (como prácticamente todos los westerns siguientes), Hill decidió poner toda la carne a la parrilla. Con Lloyd Ahern, su director de fotografía de 'The Time of the Intruders', y Ry Cooder, un músico habitual en su cine (y con una partitura que recuerda mucho a John Carpenter de 'Vampires'), Hill firma y produce un largo metraje que realmente es un ejercicio de estilo.

    desierto rojo

    "The Last Man" es un western, una película de gánsteres ambientada en la prohibición, la venganza y el drama. Pero fue mayormente adiós a una forma de película. Es increíble que la película sea de la misma época que “Misión Imposible”, “Memoria Letal” o “2013: Rescate en Los Ángeles”. Y eso es realmente bueno. La película con Bruce Willis pertenece a otra época, tanto dentro como fuera de la pantalla. En realidad, La carrera de Walter Hill comenzaría al pie de la colina después de ella. Que haya sido un pinchazo en la taquilla no ayudó. Con un impresionante presupuesto de 67 millones de dólares, ha recaudado solo 47 a nivel mundial, embolsándose menos de 20 en los Estados Unidos.

    el fin de una era

    La historia presenta a John Smith (un Willis más relajado de lo habitual) absorbido por Jericho, un verdadero infierno en forma de pueblo / aldea con un cartel de “pueblo” marcado con tiza para reflejar la fluidez de una funeraria siempre vidriada. Además, la ciudad está gobernada por dos bandas en guerra.

    John Smith

    Smith actúa como un catalizador amoral: a los cinco minutos de su llegada, envía a la otra vida que podría ser el secuaz principal de un clan malvado en cualquier película de género. Lo hará en un tiroteo que remodelará el western: estos tipos son vaqueros con armas mucho más poderosas. Cambiando de un clan a otro, Smith gana en ambos lados mientras evita las atenciones psicóticas de Hickey (Christopher Walken hace lo que más ama).

    Hill aprovecha su poder visual mezclando géneros para ofrecer momentos verdaderamente extraños, casi anacrónicos e incluso incómodos. La voz en off de Willis crea tanta atmósfera como las bolas de paja que deambulan por el desierto anaranjado. “The Last Man” es un caso extraño. Una película que huele a clásico aunque puede que no, y su tono contundente no lo hace exagerado ni forzado. Y eso es porque detrás de ella hay un cineasta que empezaba a desaparecer. Dos años después, en 1998, John Carpenter crea "Vampires", otra extraordinaria epopeya del amanecer que rechaza definitivamente a otro cine ya otro cineasta. Aprovechémoslo siempre que podamos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir